//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js //pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

Restaurante en Aix en Provence “Chez Feraud”

El otro día nos recomendaron un restaurante en Aix en Provence. Escondido en las estrechas calles del centro de la ciudad de Aix en Provence, lo tuvimos que buscar con el movil, pero al final lo encontramos.

La primera impresión por fuera fue acojedora y al entrar fuimos atendidos por una señora mayor, yo diría que era la mamá y dueña del restaurante. Por dentro el local era tradicional con estilo en la parte de detrás se podía ver una gran cocina de fuego muy bonita.

La carta era, como la mayoria de las cartas francesas, unos cuantos platos a elegir con productos de temporada. Yo elegí unas chuletas de cordero, ya que me apetecía mucho saber si me las iban a hacer a la brasa. Pero no me las hicieron a la brasa, por lo menos no en cocina que estaba fuera.

A parte de la señora mayor que nos atendió también había un señor de mediana edad, que debía ser el hijo de la señora mayor.

El entrante de queso de cabra envuelto en una capa de fina de hojaldre, una delicia. El plato principal estaba estupendo, aunque la señora mayor que nos atendió se le olvidó preguntar como quería la carne, así que el cocinero la hizo a su gusto, pues menos mal que fue el mio también. Todos los platos traían el mismo acompañamiento, un pure fino de patata y una alcachofa frita.

La carne estaba muy buena y bien condimentada y todo estaba rico, rico.

Yo no tomé postre, pero mi marido, aunque le robé una cucharadita de sus Profiteroles, estaban buenísimos.

La comidRestaurante en Aix en Provencea nos gustó mucho , pero lo que no fue tan bueno fue esa señora sirviendo las mesas. La mujer debia tener unos 70 años, apenas podía oir, así que para pedir casi teníamos que gritar. Y cuando venía con los platos, uno tenía miedo de que te lo tirase encina, ya que la mujer venía lentamente, insegura y no sabía exactamente por donde ponerte el plato, o por lo menos era la impresión que daba. Creo que por los precios que tienen se podrían permitir una camarera o un camarero en orden y darle la jubilación a la señora, que por supuesto puede estar allí, pero no sirviendo mesas. Ese es mi único punto negativo.

En conjunto pasamos una buena velada y os lo puedo aconsejar, la comida es muy buena.

 

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: